Jueves, Abril 17, 2014
   
Texto

Honduras, país de Centroamérica que más expulsa a su población

Durante 2010, unos 60 mil hondureños emigraron del país en busca de mejores oportunidades. Guatemala se ubica en el segundo lugar de migración en Centroamérica, seguido por El Salvador.

De acuerdo a estas cifras, Honduras cerrará 2010 como la nación centroamericana de la que salieron más migrantes. “Ningún país de la región tiene los niveles de migración que tiene Honduras y a nivel latinoamericano. Solo México supera las cifras de migrantes catrachos”, dijo el vicecanciller, Alden Rivera.



Los hondureños y hondureñas salen con la esperanza de encontrar mejores oportunidades de empleos, pero muchos fracasan en el camino y a otros se les considera como desaparecidos ya que pierden toda comunicación con sus familiares.

“Lo que va a parar que los hondureños se vayan del país es una economía sólida, con mucho empleo. Esto no necesita mucha inteligencia, son soluciones urgentes que con voluntad se pueden lograr” dijo Sor Valdette Willeman, encargada del Centro de Atención al Migrante Retornado, CAMR.

“A pesar de la matanza en Tamaulipas, a pesar de los robos, secuestros, tarta de personas en la ruta migratoria, esto no logra detener el flujo migratorio”, expresó con preocupación Sor Valdette Willeman.

Asimismo, se han deportado cerca de los 45 mil hondureños, tanto por la vía aérea como terrestres, desde Estados Unidos y México, según datos del CAMR. “De enero noviembre son 21,232 personas vía área y por vía terrestre, deportados de México, son 22,091, lo que hacen un total de 43,323 personas que son hombres, mujeres y niños” dijo Willeman.

El fenómeno de la migración necesita una pronta atención ya que cada día son más los compatriotas que abandonan el país y con ellos se va una mano de obra valiosa y se pierde la cultura del país. Además los migrantes se ven obligados a enfrentar grandes peligro en busca de una oportunidad de empleo.

 


( 2 Votes )

Todos los derechos Reservados Eric-SJ

Soporte: & CyF Producciones